El nuevo IES Picarral se estrena con normalidad, mientras La Azucarera y el Pilar Lorengar padecen obras y falta de equipamientos

Instituto Educación Secundaria Pilar Lorengar

Instituto Educación Secundaria Pilar Lorengar

  • El nuevo instituto acoge a más de 120 alumnos

  • En La Azucarera no han concluido las obras

  • En el Pilar Lorengar faltan mesas, sillas y material informático


El barrio del Picarral está de estreno y es que tras la rehabilitación del antiguo colegio San Felipe cuentan con un nuevo instituto. Un centro pensado para solventar los problemas de masificación con los que cuentan los institutos de la margen izquierda.

El Insituto Picarral abrió sus puertas este lunes con normalidad y tiene todo a punto para que los alumnos comiencen su nuevo curso.

“Faltan detalles tipo cableado informático o un poco de limpieza, pero como cualquier otra mudanza. Pero todas las aulas están equipadas, todos los profesores en sus puestos de trabajo y no hay ningún problema de plazas”, sostiene el director del instituto Juan Pedro Serrano.

Durante el lunes y el martes, los jóvenes han tenido las presentaciones con sus tutores y también han visitado el centro, pues algunos alumnos todavía no lo habían visto terminado. El miércoles comienzan sus clases con normalidad.

Capacidad y segunda fase de obras

Este primer curso de la ESO que comienza ocupa cinco vías, lo que se traduce en unos 120-125 alumnos. El instituto, por el momento, cuenta para una capacidad de 135 alumnos.

Este verano se ha llevado a cabo la primera fase de las obras. Una fase en la que se han construido cinco aulas, más la de música, plástica, informática y alguna más que se ha rehabilitado del antiguo colegio.

Ahora, desde el centro están a la espera de que el Gobierno de Aragón decida iniciar la segunda fase de las obras para la ampliación de más aulas, necesarias para la continuidad de la enseñanza de este ciclo.

El instituto de La Azucarera comienza el curso con carencias

Tras años de reclamaciones para su ampliación, el Instituto de La Azucarera comenzó el nuevo curso en obras. Unas labores que tenían que estar terminadas para principios de septiembre.

Desde el instituto sostienen que dichas obras tenían que haber comenzado en julio, pero se retrasaron hasta agosto, por lo que ahora es posible que no estén concluidas hasta después de las Fiestas del Pilar.

Los alumnos han tenido que ser reubicados en aulas que el instituto tiene vacías y destinadas a otras tareas.

El Instituto Pilar Lorengar, de La Jota, falto de equipamiento

Los alumnos de primero y segundo de la ESO del Instituto Pilar Lorengar acudieron el pasado lunes a su primer día de clase y tras las presentaciones con sus tutores fueron mandados a casa hasta este miércoles o jueves, por falta de equipamiento en sus aulas.

El Instituto Pilar Lorengar sufre un grave problema de capacidad y es que sus aulas pueden dar cabida a unos 600/700 alumnos y actualmente el centro cuenta con más de 1.000 estudiantes.

Derivados

Este año, debido al exceso de alumnos, dos de las siete clases de primero de la ESO fueron derivadas al Colegio Público La Jota.

Compartir sus aulas en el colegio, supone que unos 50 jóvenes estudien apartados al resto de chicos de su edad y que los profesores tengan que estar trasladándose del colegio al instituto y viceversa para impartir sus clases.

El pasado lunes, algunas aulas destinadas a primero de la ESO del Colegio Público La Jota estaban sin equipar “faltaban mesas, sillas y más materiales informáticos” sostienen desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR), “así que todos los alumnos de primero y segundo de la ESO fueron mandados a casa hasta que el problema se solucione”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + 3 =