La Asociación monta actividades culturales y turísticas en el Centro de Interpretación de San Lázaro

Restos arqueológicos del antiguo Convento de San Lázaro

Restos arqueológicos del antiguo Convento de San Lázaro

Los ciudadanos podrán visitar los restos arqueológicos que alberga el Centro de Interpretación de San Lázaro, junto al Puente de Piedra, tras el convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento Zaragoza y la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal, serán los vecinos quienes se harán cargo de realizar visitas turísticas guiadas y otras actividades en este espacio, uno de los más desconocidos de nuestro patrimonio cultural.

Para realizar esta tarea, la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal dispone de un grupo de voluntarios, formados como guías turísticos de este barrio de la margen izquierda, que, de forma altruista, realizan acciones de información, promoción y difusión de los elementos artísticos y culturales que alberga el barrio del Arrabal, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Se encargarán de la apertura al público de manera puntual del Centro de Interpretación de San Lázaro, y de realizar visitas guiadas a sus instalaciones y a los restos arqueológicos que alberga del antiguo convento de la orden de la Merced que, durante más de 6 siglos, estuvo enclavado en este espacio.

Para ello, se elaborará un calendario con las fechas y horarios de apertura del Centro de Interpretación, así como de las acciones formativas, culturales y educativas que en él se lleven a cabo, para profundizar y difundir en la historia y en el valor de este importante enclave de la historia de la ciudad, que fue recuperado en el marco del Plan de Acompañamiento de la Expo 2008.

De centro religioso, a cuartel y punto de desarrollo

La orden de Nuestra Señora de La Merced fue fundada en Barcelona el año 1218por el rey Jaime I el Conquistador y por San Pedro Nolasco, con carácter religioso y militar.

Tan sólo ocho años después de su creación y por orden real, en 1224 se funda en Zaragoza el Real Convento de San Lázaro, que tuvo entre sus cometidos, durante varios siglos, la atención como lazareto y hospital a los leprosos y a otros enfermos de la ciudad.

Con el paso del tiempo, el convento se erigió en el principal centro religioso del Arrabal y en uno de los más destacados de la ciudad.

Durante los Sitios de Zaragoza el convento de San Lázaro fue arrasado casi por completo, ya que sirvió de baluarte defensivo de la ciudad por el norte.

Tras la desamortización de Mendizábal, en 1835, el solar del antiguo convento se convirtió en el cuartel de San Lázaro, y su entorno vivió un importante desarrollo a finales del siglo XIX, impulsado por la llegada del ferrocarril y la instalación en sus inmediaciones de la Estación del Norte, constituyéndose uno de los asentamientos tradicionales más importantes de la Margen Izquierda.

Información tomada de Ten! Zaragoza

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Doce + dieciocho =