El alcalde pide a los trabajadores de Auzsa que reflexionen sobre si es bueno para ellos y la ciudad mantener la huelga

El alcalde, flanqueado por Cubero y Artigas, habla durante la asamblea.

El alcalde, flanqueado por Cubero y Artigas, habla durante la asamblea.

  • A la reunión, celebrada el miércoles 20, asistieron decenas de trabajadores de Auzsa.

  • Los empleados de la contrata denuncian las presiones que reciben y las deficiencias en sus condiciones laborales.


El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha pedido a los trabajadores de Auzsa un ejercicio de reflexión acerca de si una extensión del conflicto en el tiempo es la mejor solución para mejorar las relaciones con el conjunto de la ciudadanía y la empresa, a quien no obstante, considera “la mayor responsable” para solucionarlo. El alcalde ha indicado que la empresa Auzsa, concesionaria del transporte público de la capital aragonesa, es la responsable de solucionar el mal clima de relaciones laborales que le afecta y de cumplir los pliegos de condiciones de la contrata.

Así lo ha declarado a los medios tras presidir una asamblea con trabajadores de Auzsa junto con los consejeros de Movilidad, Teresa Artigas, y de Servicios Públicos, Alberto Cubero, que se ha celebrado en el Centro Cultural Matadero después de la que han mantenido la plantilla en las instalaciones de la empresa.

Santisteve ha abogado por que “se abra el melón de la negociación y se sometan todas las cuestiones a debate” al considerar que “los paganos no pueden ser los ciudadanos”.

También ha expresado su malestar porque un equipo de Gobierno que quiere estar al lado de la ciudadanía “nos encontremos con un conflicto recurrente”.

Santisteve ha confirmado su implicación con los trabajadores

Implicación

Con esta reunión, el alcalde ha querido mostrar la implicación del Ayuntamiento en la resolución de los paros que mantiene la plantilla desde el pasado 10 de diciembre, con la voluntad de interferir “lo mínimo posible” y utilizar el margen de maniobra de que dispone para hablar con la empresa y trabajadores y buscar vías de reflexión.

El alcalde se ha enfrentado a un salón de actos con varios cientos de trabajadores que le han recibido con aplausos y al grito de “sí se puede” aunque tensos por el retraso debido a que se encontraban en el receso de los paros y tenían que volver a coger sus vehículos.

“Mi posición está clara, defendemos a los trabajadores como gobierno más cercano a la ciudadanía en momentos de austericidio”, ha dicho Santisteve quien ha recordado que también se le pide que sea “el alcalde de todos los ciudadanos”.

Más dinero

Ha reconocido que en ocasiones el conflicto laboral en esta empresa se ha lanzado con la pretensión de que el Ayuntamiento pusiera más dinero, por lo que ha calificado de “inmoral” que se quisiera imputar al Consistorio dos millones de euros por despidos, una reclamación que ha acabado en los juzgados.

El alcalde ha advertido de que tratar de vincular el conflicto con la municipalización es un “brindis al sol” porque “sería un berenjenal de lucros cesantes, compra de la flota y una millonada hoy en día imposible de afrontar”, porque el objetivo es empezar con las contratas que cumplen el contrato.

Santisteve también ha expresado su descontento con la decisión de la empresa de aplazar al jueves la reunión prevista este miércoles con el SAMA.

Cientos de trabajadores de Auzsa acudieron a la asamblea

Trabajadores

Tras el alcalde han tomado la palabra algunos trabajadores que han aprovechado para denunciar las deficiencias y criticar la presión que sufren, la planificación, la falta de baños o los cuadros de marcha, que han pedido que elabore el Ayuntamiento.

“Indigno” es, según uno de ellos, cómo trata la empresa a la ciudadanía, “incumpliendo” servicios mínimos, “llevando a los pasajeros como en coches de carreras para cumplir el horario” y evitar que los inspectores “se nos echen encima” o que les “acusen de cobrar más de 35.000 euros” cuando, ha informado, su sueldo en 2015 con 17 años de antigüedad fue de “22.441 euros”.

Otra conductora ha lamentado que a los pasajeros no les dé vergüenza situaciones como la falta de plataforma de los autobuses, que no puedan recoger viajeros en silla de ruedas por no tener en condiciones las rampas o los incendios de los vehículos, salvo cuando los trabajadores estén en huelga.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × dos =