Los vecinos insisten en reclamar una solución a la huelga del bus, mientras se estanca la negociación

vecinos convocados por la FABZ contra el conflicto del bus

Los vecinos, en la primera concentración convocada por la FABZ

  • La FABZ mantiene la convocatoria para concentrarse en la plaza de España todos los miércoles y exigir que se dé solución al conflicto

  • Un grupo de trabajadores de Auzsa mantiene una acampada junto al servicio de Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza


Algo más de tres meses de paros parciales, las negociaciones paralizadas y un grupo de trabajadores acampados junto al área de Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza para reclamar una entrevista con el alcalde (que Santisteve rechaza porque no hablará “bajo coacción”). Es la situación en que se encuentra la huelga de los empleados de los autobuses urbanos de Zaragoza (Auzsa), que inició el comité de empresa el pasado 20 de diciembre y que por ahora mantiene un carácter indefinido.

Los paros, que afectan al servicio de 9.00 a 11.30 horas y de 18.00 a 20.30 horas, generan a diario largas demoras en las paradas y están provocando crispación entre los usuarios. La Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) mantiene para los miércoles la convocatoria que lanzó el pasado 7 de marzo llamando a los vecinos a concentrarse para exigir una solución al conflicto. La cita es a las 19.00 horas en la plaza de España mientras se mantenga la situación actual.

Las negociaciones entre la dirección de la empresa y el comité, que han mantenido sucesivas reuniones en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), están ahora mismo paralizadas. El último encuentro, celebrado el viernes 11, terminó sin acuerdo. “No hay condiciones para ello”, aseguraba al finalizar la reunión el presidente del comité de empresa, Javier Anadón. El gerente de Auzsa, Manuel Ramo, era más cauto. “Seguimos negociando poco a poco hacia una solución”, explicaba.

El Ayuntamiento no prevé reuniones

La postura de la FABZ es clara. Aunque reconoce el derecho de los trabajadores a la huelga, antepone “siempre la defensa de los intereses de vecinas y vecinos, participando, trabajando, proponiendo y, también, mostrando de forma inequívoca” su malestar cuando dichos intereses se ven afectados y lesionados.

“Esta situación no puede mantenerse más en el tiempo, pero mientras se prolongue debemos exigir el cumplimiento estricto de los servicios mínimos, que se estudien algunas modificaciones en dichos servicios mínimos para tratar de no perjudicar siempre a la misma gente”, explican los responsables de la FABZ.

El Ayuntamiento mantiene por ahora una postura neutra. El alcalde, Pedro Santisteve, advirtió poco después de la acampada de trabajadores junto a Movilidad que no tiene prevista ninguna reunión “y menos bajo coacción y chantaje”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 12 =